Elogio a una vida natural, humana y coherente (1)

Estoy empezando a digerir mis experiencias africanas (y no africanas). Estoy también empezando a sentir como mío lo que experimenté con estas gentes en estos años que he ido y venido.

Con motivo también del Summit Paleo, al que asistí sin premeditación, me ha apetecido mucho transmitir lo que siento, y qué mejor que con las propias palabras de un hombre Hadzabe (a continuación). Primero, decir que me encantó desvirtualizar y conocer a tanta gente maravillosa (Gràcies, Xavi!) y a fans de Wild Heidi, así como pasar esos intensos días de calentar la silla con grandes amigos.

En este fin de semana se trató algo de estilo de vida coherente, pero creo que aún en el “mundo paleo” hay muchos mitos que se van repitiendo y repitiendo sobre las llamadas “sociedades tradicionales”. [Y lo entiendo perfectamente, los arqueólogos no presumimos por ser puntales de la socialización del conocimiento o de la divulgación de contenido de calidad. Ni la sociedad en general ni la comunidad científica que pivota en la medicina evolutiva puede presumir de buscar e interesarse por este contenido de calidad. De buen rollo, ¿eh?]

Lo primero que hay que dejar claro, y aunque parezca muy lógico, es que no hay uniformidad ni universalidad en las formas de vida, alimentación ni actividad física. Cada dieta de cada sociedad ancestral o sub-actual que haya podido habitar nuestro planeta ha sido una “paleodieta” en sí misma. Y sobre todo, porque un Masái, un Bushmen del Kalahari o un Hadzabe haga una cosa, no tenemos por qué hacerla nosotros.

Dejando eso a parte, lo que está claro es que hay elementos comunes que son las que dan coherencia a este enfoque de búsqueda de un nivel de salud óptimo. Hay un conjunto de estrategias que suelen ser constantes en muchas sociedades, y son estas estrategias las que deberíamos adaptar a nuestra situación actual. Ya hablaré de ello en próximos posts.

Lo que viene es sólo un ejemplo de vida coherente, de vida humana. Sin más.

Un grupo de personas que viven en sincronía y adaptación completa a su medio, a lo que les proporciona esa tierra por la que se mueven.

No cazan por persistencia (o no suelen hacerlo). Es más, huyen del sol cuando alcanza su punto máximo. Hasta he presenciado cazas puntuales nocturnas. Corre, ve y diles que se pongan a correr 6h a plena chicharra porque “hemos nacido para correr” y verás dónde te mandan (mismamente corriendo).

Comen tubérculos, vegetales, frutas, miel, grasa y carne. Y no están obesos ni tienen patologías metabólicas.

No se mueven las 24h del día. Se mueven para cazar, recolectar y jugar. No hay vida más allá del juego. Y les encanta no hacer nada.

Y bueno, os dejo con el relato de un hombre Hadzabe que puede transmitir muchísimo mejor que yo lo que es para mí una vida natural, humana y coherente. Ah, y perfectamente posible. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

Traducido y extraído de: PETERSON, D; BAALOW, R.; COX, J. Hadzabe; By the light of a Million Fires

Somos Hadzabe, somos tanzanos. Somos unos 1000 viviendo en el Valle del Lago Eyasi y alrededores. No tenemos recuerdo de haber vivido en ningún otro lugar.

[…] Esta es nuestra historia, como nos han transmitido nuestros padres, y que a su vez, se la han contado los suyos a la luz de miles de fuegos. Mirando volar las chispas del fuego en la noche africana escuchamos y estamos atentos a los mayores mientras representan nuestra historia, la historia de la humanidad, ante nuestros ojos.

[…] Y cuando toca, lo pasamos a nuestros hijos mientras chisporrotea otro fuego en la noche. Estas historias son parte esencial de nuestro temprano aprendizaje, pero cuando el sol sale, nos lleva nuevas lecciones y el proceso de aprendizaje continúa mientras acompañamos a nuestros padres y madres cuando cazan y recolectan.

Somos cazadores-recolectores. Vivimos de la tierra y lo hemos hecho exitosamente durante miles de años, aunque nuestra tierra deviene áspera y seca. Las tribus vecinas, dependientes de cultivos ávidos de agua como el maíz y de grandes manadas de ganado vacuno y caprino, a menudos pasan hambrunas. Severas sequías los fuerzan a pedir ayudas al gobierno. Nosotros, en cambio, no recordamos períodos de hambre puesto que nos basamos en diferentes plantas y animales, todas adaptadas a este medio.

A diferencia de otras tribus africanas donde las mujeres están subordinadas a los hombres, nuestras mujeres se sienten orgullosas a nuestro lado, sobre todo si pensamos que solo con su recolección nos podríamos sustentar.

Nosotros los Hadzabe amamos la carne, la grasa y la miel por encima de todo, pero sólo son suplementos a nuestra dieta basada en plantas y vegetales.

[…] Cada día partimos con el sol para comer de la mesa de la naturaleza. Los hombres afilan sus flechas,  tensan sus arcos y enfocan sus ojos. Gracias a las habilidades que nos han transmitido nuestros padres, podemos cazar suficiente para medrar como mínimo hasta el día siguienteA veces el honeyguide nos distrae con su canto y la promesa de la dulce miel fundiéndose en nuestros labios. ¿Quiénes somos para negarnos a ello? Lo seguimos de árbol a árbol hasta la colmena.

Las mujeres también afilan sus palos de cavar y asen sus bolsas al amanecer. Se aseguran de volver con tubérculos y frutas suficientes para alimentarnos a todos. No importa la estación o la inconstancia del tiempo, siempre hay algún arbusto dando sus frutos o algún tubérculo lleno de humedad acechando bajo la tierra y esperando ser recolectado.

Cuando los frutos del baobab maduran, nos dan suficiente alimento para mantenernos saludables para los meses siguientes (NOTA: es decir, ponerse las botas de fructosa para acumular en forma de grasa).

Antes de que el sol alcance su zenit, casi todos estamos en el campamento con las barrigas llenas y no hay necesidad de salir de nuevo hasta que el sol está bajo en el cielo. Para los hombres, las horas más calurosas del día las pasamos haciendo arcos, flechas o descansando, fumando en nuestras pipas de piedra o contándonos historias.

[…] Las mujeres atienden a los niños, hacen joyas con cuentas y muelen la pulpa de la fruta del baobab para preparar el porridge. Muchas otras descansan o charlar sin cesar en nuestra ancestral lengua click.

¡Continuará!

ave

 

 

Aquí unos Hadzabe enjoying the hunt game!

Anuncios

20 comentarios

    1. Gracias! Tú tampoco te quedas corto, eh?

  1. Genial!!!

    1. Gràcies, maca! Aquí seguim on fire! Una abraçada.

  2. Nestor Sánchez · · Responder

    Gracias por el post, emocionante. Hace tiempo que me ronda por al cabeza como nos ha acompañado el juego a lo largo de nuestra evolución me parece apasionante y muy coherente. También creo que es muy bueno el apunte de que no cazan por persistencia, no se comentó en el summit pero a medida que las sociedades encuentran estrategias más eficientes por supuesto van dejando las que son calóricamente tan desgastantes! A lo mejor os apetece leer este post sobre contacto con la naturaleza que creo que viene muy al pelo. http://blog.mhunters.com/wordpress/2014/06/beneficios-de-vivir-en-la-naturaleza/

    Gracias de nuevo

    1. Gracias Néstor! Me encantó tu post, y tu comentario.
      Más que si cazan o no por persistencia (yo seguiría y sigo corriendo lo hicieran o no), lo que me parece relevante es que no podemos justificar conductas actuales con diferentes estrategias que se han o no adoptado a lo largo del largo camino evolutivo. Edito: no me malinterpretes. Quiero decir que no podemos justificar hacer una ultra porque cazáramos por persistencia. No veo a nadie haciendo ayunos de 7 días con la misma asiduidad que corriendo maratones aún sabiendo que nuestros ancestros han sufrido grandes periodos carencia de alimentos, y que nuestro cuerpo “puede” ayunar. Se acaban buscando estrategias como el IF, el Paleotraining o el mindfulness (anda que quién soy yo para contarte estas cosas, simplemente es para explicarme) para no desconectarnos tanto de nuestro diseño evolutivo.
      La variabilidad tanto en el registro arqueológico como en el etnográfico es tal que no nos permite extrapolar lo que extrapolamos a veces. Y menos en funciones de grandes intereses como son el de las grandes marcas…
      Me quedo con esto del pasar a estrategias más eficientes! Genial apunte!

      Un placer tenerte por aquí y un abrazo!

  3. Me encanta tu relato!!! Exactamente aislarnos de la naturaleza y hacer una “vida paleo-evolutiva” al margen de ella es un error. Yo tuve el placer de visitar África hace 4 años (tribu Masai) y he tenido la posibilidad de conocer distintas tribus en India (en los estados de Noreste). Gran trabajo.

    1. Gracias por compartir tu experiencia! Un abrazo Irati!

  4. ¡Magnífico post, y deseando leer la segunda parte!

    1. Gracias!! Jolin, hay tanta expectación ahora con la segunda parte que no sé yo eh? jajajaja Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?
      Un saludo!!

  5. Nestor Sánchez · · Responder

    Totalmente de acuerdo!!!!
    Y ahora que te he descubierto me verás bastante. me he hecho fan!
    Un abrazo

  6. Hayyyy me entra la nostalgia de la vida salvaje perdida…..

    Una cosa Nestor: ya se explica pq la sociedad moderna ha tenido tanto “exito”: a medida que las sociedades van encontrando estrategias mas eficientes se van dejando las que son mas desgastantes caloricamente… de ahi la nevera…

  7. Alex Casas · · Responder

    M’encanta!! Tocando de pies en el suelo…eso sí…sin alargar el tiempo de impacto, no sea que la liemos!! XD
    Gràcies Alba! Más Más!!!!

    1. Tu no fiquis tanta pressió Àlex!!! Ja saps, slow living, slow blogging jajajaja
      Petonets!

  8. Espectacular! De nou, gràcies Alba! 😉

    1. No em canso de repetir-t’ho! Gràcies a tu, Xavi!
      La teva xerrada va ser absolutament reveladora, i molt inspiradora per a decidir-me a publicar aquest post.
      Per a la segona part… ja saps, slow living, slow blogging 😉
      Una abraçada!

  9. Muy interesante artículo. He seguido la recomendación de Robert para llegar a este blog, y me gusta ver como se demuestra que se impone la cordura evolutiva. El gasto de energía en todos los animales es el mínimo necesario para obtener los resultados.
    Un saludo.

    1. Gracias Ivan!
      Me alegro de que sigas a un buen amigo como es Robert, y que hayas descubierto mi pequeño blog!
      Discrepo un poco en el tema de gasto energético, pues el juego puede ser, y normalmente es, ineficiente energéticamente, y nunca perseguimos más resultados que el propio desarrollo del juego. Fuera de eso ya no es juego 😉
      Ya hablaré más tendidamente sobre esto!

      Un abrazo!

      1. Pues voy a discrepar un poco contigo, querida Alba 😉

        El juego implica un gasto energético que tal vez no tenga ninguna recompensa inmediata, pero desde luego es una inversión energética futura. ¿Cómo se aprenderían y “entrenarían” ciertas capacidades si no fuera a través del juego? El gasto energético del juego está más que justificado en ese aprendizaje y entrenamiento. Y nuevamente, respetando la ley de conservación de energía, se juega lo justo – hasta cuando uno se cansa, jaja!

        Abrazos!!

      2. Evidentemente!!! Me refería más a objetivos-tipo. Como si no supieras lo que es para mí el juego…

¿Alguna sugerencia? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

CAMINS

espai d'educació viva

NutricioBlog - Diari de l'Albert

Nutrició basada en l'evidència, Fisiologia de l'exercici, Optimització, Apunts NHID i CAFD, Jo Quantificat… i molt més!

Energía y Feminidad

La energía femenina y la razón

La Ecocosmopolita

Nature. Movement. Life.

Mareta Meva...

Estilo de vida, maternidad y crianza

Fisioterapia y vida Paleo

To restore health, We have to go back to the future

The Blog of Author Tim Ferriss

Tim Ferriss's 4-Hour Workweek and Lifestyle Design Blog

Comer de verdad

Comer de verdad: Comida de verdad

A %d blogueros les gusta esto: