Renaciendo con el Método Natural

Si todavía no me conoces… Visita mi About, por qué soy como soy y mi Porqué. Te invito también a que curiosees las otras entradas que he ido publicando…  ¡Y bienvenido!

Hoy no os voy a hablar de los “niños” en abstracto o en general, ni de niños cazadores-recolectores africanos, australianos o inuits. Hoy el protagonista es un niño grande. Me explico: un chico que a los 28 años volvió a los 6 en cuestión de segundos.

Este post, por circunstancias de la vida, es uno de los que con más cariño escribo, y va enteramente dedicado a él, pues lo que estamos aprendiendo el uno del otro después de tantos años es inmensurable e indescriptible. All meine Liebe, mein Ein und Alles!

En todas las facetas de su vida estamos aplicando el Método Natural -así como Earthing, Slow Living y Minimalismo, que para mí es un todo-, en un principio para ver si se recuperaba a nivel físico (falta de movilidad,  de equilibrio, pérdida de masa muscular, propiocepción…), pero ahora ya como estilo de vida holístico. Las mejorías fueron brutales desde el primer momento, pero es que ya después de 4 meses de movimiento diario, está irreconocible, así que al menos el tiempo que quede, voy a hacer lo posible para su bienestar integral.

No voy a ser ilusa. Puede que no haya modo de recuperarlo del todo. Puede. Si me dejase guiar por lo que  dice la ciencia y los médicos, es que ni hubiera pensado o intentado levantarlo de cama, o motivar que él lo quisiera, pues, total, no se va a recuperar. Una parte de mí, esa mente tan analítica y los supuestos conocimientos que tengo, reconozco que también lo ha creído.  Los números, estadísticas y demás no me dicen nada. Y es que nadie sabe nada.

He podido ver en él casi todo el proceso de aprendizaje motriz que se da en un niño. Empezamos por el caminar: después de tiempo encamado y con daño cerebral adquirido (con una supuesta y leve hemiparesia que ahora brilla por su ausencia), fue todo un logro el que se pusiera en pie sobre sus dos piernas. Le encantaba gatear, tirarse al suelo, por las escaleras, ladera abajo en plan croqueta… (Y a mí jajaja) Aunque rápido, y no sin un enorme esfuerzo por su parte, empezó a andar cada vez más rápido, hasta volver a correr como habíamos hecho los dos juntos durante tantos años.

La motivación ha sido enteramente suya. ¡Y desde entonces que no me da tregua! Es él quien me busca para “Spielen“(Jugar)  – “Laufen” (Correr) – “Schwimmen” (Nadar) – “Spielplatz” (Parque) – “Berg” (Montaña) – “Schnee” (Nieve) – “Abhang” (Ladera) – “Krabbeln” (Gatear) – “Rollen” (Rodar). Se pasa horas de arriba a abajo, sin un destino u objetivo fijo en particular que alcanzar, simplemente se mueve por el simple hecho de hacerlo. Aunque también le encanta no hacer absolutamente nada. Pasamos horas viendo nevar, cómo pastan las vacas, el fuego…

Todo lo demás vino solo después de andar y correr: medio-saltar, nadar, trepar, escalar… No he tenido que “enseñarle” nada, ni siquiera motivarle, simplemente he estado allí con él, he jugado a aprender con él, a superar sus limitaciones físicas, y le he curado y mostrado cariño cuando se ha hecho daño y ha buscado mi consuelo.

Y el juego no acaba aquí. Creo, gracias a este desarrollo motriz, haber apreciado en él algunos signos de leve recuperación neurológica, por decirlo de algún modo. Ha recuperado, por sí solo, una capacidad, algo limitada pero buena, de lectura, escritura y dibujo. Tiene un instinto natural para jugar, observar y explorar todo lo que le rodea, y así plasmar cómo él lo entiende y se relaciona. Él mismo es capaz de mantener su atención de forma plena en lo que hace -y no hace-, de superar cada obstáculo y frustración que se le pone por delante. Es un auténtico lujo verle hacer todo esto, verle equivocarse, aprender de sus errores… Y es que el aprendizaje va mucho más allá de lo que creemos, y más en estos casos.

Le gusta jugar con otros. No sólo se relaciona con disminuidos como él, y es que de hecho, creo que no ha estado con otras personas como él. De todos modos, a él le da igual con quién. Es mediante este juego que aprende que hay otros puntos de vista diferentes al suyo, busca soluciones y/o negocia diferencias que pueda tener, controla sus impulsos, modula sus emociones… Aprende las consecuencias de los fallos sociales que comete, pero también de sus éxitos. Su aprendizaje demanda y requiere libertad.

Sus competencias lingüísticas son extraordinarias. A pesar de que normalmente las personas con daño cerebral adquirido las pierden o se ven muy afectadas, maneja bastante bien su lengua materna, el alemán (los niños suelen hacerlo a los 4-5 años). A su vez, me maravilla ver cómo evoluciona su aprendizaje, aunque ya más lento, del inglés, francés y catalán, tanto a través de cuentos y películas en B.S.O. como escuchando hablar. Aprender una lengua, como moverse, es para él un juego. Y muchas veces es mientras nos movemos que me sorprende con su dominio del idioma, nuevas palabras, palabras que se inventa, onomatopeyas…

Para mi es un claro ejemplo ya no sólo de conexión cuerpo-mente, sino de lo terapéutico que resulta el movimiento natural, un entorno físico y emocional coherente evolutivamente hablando, y todo el tiempo del mundo.

Anuncios

8 comentarios

  1. Muy bonito, Wild Heidi.

    1. Gracias Ainhoa 🙂
      Me encanta que te haya gustado!

  2. Gracias por compartir ese corazón tan bonito que tienes. Os deseamos lo mejor del mundo y espero que sigáis emocionándonos siempre con esa calidez y calidad humana que tenéis. Un besote muy muy fuerte.

    1. Mil gracias a ti, Rafa.
      A veces este tipo de sucesos más o menos traumáticos (que el dramatismo social sobredimensiona) te hacen despertar y ver con otro prisma la vida. Por suerte la vida no sucede en un ambiente estéril y aséptico, hay vida, hay muerte, hay alegría, hay insatisfacción… Y como ya os dije, poco a poco nos vamos colocando allí donde tenemos que estar y con quien tenemos que estar… y ahí entráis en acción vosotros, vuestro estilo de vida y forma de pensar y actuar.
      Gracias por tus palabras tan generosas. Un abrazo!!

  3. Clara_V · · Responder

    Increible, és el primer post que llegeixo del teu blog, primer m’he llegit “¿quién es Heidi? about”. Amb ganes de llegir molt més.

    1. Gràcies Clara, i benvinguda!
      Tens encara uns quants articles per llegir si vols 😛 Espero que t’agradi, i veure’t més per aquí!

  4. Gran historia y bonito texto. Gracias por compartirlo 🙂

    1. Gracias Fina 🙂
      A veces la vida nos sonríe y nos proporciona vivencias como la que estoy teniendo. Yo, contentísima. Un abrazo.

¿Alguna sugerencia? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

CAMINS

espai d'educació viva

NutricioBlog - Diari de l'Albert

Nutrició basada en l'evidència, Fisiologia de l'exercici, Optimització, Apunts NHID i CAFD, Jo Quantificat… i molt més!

Energía y Feminidad

La energía femenina y la razón

La Ecocosmopolita

Nature. Movement. Life.

Mareta Meva...

Suport integral durant l'embaràs, el part, el post part, la Lactància materna i la criança . Barcelona

Fisioterapia y vida Paleo

To restore health, We have to go back to the future

The Blog of Author Tim Ferriss

Tim Ferriss's 4-Hour Workweek and Lifestyle Design Blog

Comer de verdad

Comer de verdad: Comida de verdad

A %d blogueros les gusta esto: