Sí, sí. ¿Y cómo encontrar nuestro equilibrio?

Si todavía no me conoces… Visita mi About, por qué soy como soy y mi Porqué. Te invito también a que curiosees las otras entradas que he ido publicando…  ¡Y bienvenido!

En cuestión de tres días tuve que dejar la casa en la que llevaba viviendo desde septiembre, así que estuve la semana pasada  en casa de mi hermana, en plena ciudad. Cosas que pasan, pero no me gustó este cambio, para nada. Mientras daba vueltas por la ciudad, perdiéndome (literalmente), me di cuenta de que estaba haciendo lo mismo que se ha documentado en algunas tribus, en especial los esquimales. ¿Me estaría perdiendo para así tener algo “interesante” que contar al llegar a casa? Hahaha Cuando escriba sobre ello entenderéis de qué habla esta loca. También vi cómo se vive, en general, en una ciudad, y si os soy sincera, tampoco me gustó.

Si me habéis ido leyendo o si me conocéis, sabréis que tengo una vida muy móvil, por necesidad (sí, necesidad) y porque en realidad no conozco otra forma de vivir. En una sociedad eminentemente sedentaria no sé cómo ni dónde encajo, pero es la forma que tengo de adaptarme. De hecho, y volviendo a mi fuente de inspiración constante, uno de los comportamientos inherentes y más definitorios de las sociedades cazadoras-recolectoras es su movilidad. Y es, sin duda, uno de los mejores mecanismos para adaptarse.

No hablo de movilidad a nivel fisiológico, aunque tampoco de nada metafísico, pues, en definitiva se reduce a movimiento y desplazamientos. Hablo de movilidad como reflejo de las relaciones entre nosotros y el entorno, teniendo siempre en cuenta una enorme variabilidad y grados. A nivel individual  supondría desplazarnos según deseos, conveniencia, posibilidades, necesidad, y a nivel grupal identificaría desplazamientos residenciales, exploratorios, rituales…

IMG_0099

Vistas desde la Mola, el Parque de Sant Llorenç del Munt. Para los que seáis de Barcelona no os costará reconocerla. Como veis, no es de las vistas más bonitas que se pueden sacar del parque. La foto no es mía, es de Diego Picallo, del álbum La Mola (Vistas) Camí dels Monjos.

El otro día, mientras contemplábamos con Robert Sánchez de Escucha Tu Cuerpo y su mujer la zona metropolitana de Barcelona desde un pico del Vallés, hablábamos de la cantidad de gente que entra y sale de la ciudad. El tráfico de personas entre las comarcas que rodean Barcelona y la ciudad contal es realmente impresionante. Pero para qué todos estos desplazamientos? ¿A caso no es más lógico desde el punto de vista de la sedentarización que cada uno tenga su área de vida y trabajo allí donde reside? Un intercambio de personas, unas que viven en Sabadell y van a trabajar a Barcelona, unas de Barcelona que van a trabajar a Ripollet, las de Ripollet a Sabadell… Y así podría seguir y seguir.

Claro está que todos nos movemos directa o indirectamente, y creo que aunque veamos que somos una sociedad sedentaria (residencia más o menos fija), nunca ha habido en nuestra historia tantísimos desplazamientos como a día de hoy, tanto en frecuencia como en distancia. Desde luego es una movilidad muy diferente a la que practico yo o nuestros ancestros, pero no dejan de ser desplazamientos. Desplazamientos ilógicos, insostenibles y evitables en su mayor parte.

Insostenibles en muchos sentidos, tanto ambiental como personal. Igual de insostenibles son todos los viajes que realizan las cosas que calzamos, vestimos, comemos y hasta las que tanto abundan en nuestras vidas y no usamos. Hay alternativas, muchas alternativas, al modelo de vida y consumo actual. Muchas. Y aunque creas que no puedes hacer nada para cambiarlo, creo que sí. ¿Cómo? Podría hablarte de procurar abastecerte con productos de proximidad, provinientes de métodos de producción sostenibles, de temporada… De minimizar tus desplazamientos, en especial aquellos en coche, o de hacerlos en la medida de lo posible andando, en bicicleta…Y de nuevo, y no sé cuántas veces lo he dicho ya, no te estoy diciendo que te vayas al campo a vivir, ni que cazes, pesques o recolectes. Trata de adaptarte allí donde vivas, porque el encontrar tu equilibrio, bienestar y en última instancia felicidad no depende de dónde hayas nacido, vivas o trabajes, sino que depende de ti.

Te aseguro que no sólo tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

Anuncios

2 comentarios

  1. Todo interesante. Espero no te aburras y sigas escribiendo. Un saludo…

    1. Wild Heidi · · Responder

      Vaya Ángel, dejé tu comentario sin contestar… Soy un poco desastre.
      ¡Muchas gracias por escribirme y por tus ánimos! De momento tengo cuerda para rato…
      ¡Espero seguir viéndote por aquí!
      Un abrazo.

¿Alguna sugerencia? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

CAMINS

espai d'educació viva

NutricioBlog - Diari de l'Albert

Nutrició basada en l'evidència, Fisiologia de l'exercici, Optimització, Apunts NHID i CAFD, Jo Quantificat… i molt més!

Energía y Feminidad

La energía femenina y la razón

La Ecocosmopolita

Nature. Movement. Life.

Mareta Meva...

Estilo de vida, maternidad y crianza

Fisioterapia y vida Paleo

To restore health, We have to go back to the future

The Blog of Author Tim Ferriss

Tim Ferriss's 4-Hour Workweek and Lifestyle Design Blog

Comer de verdad

Comer de verdad: Comida de verdad

A %d blogueros les gusta esto: