Y los niños, ¿dónde juegan?: Su invisibilidad, cultivo y domesticación (Parte 1)

Si todavía no me conoces… Visita mi About, por qué soy como soy y mi Porqué. Si no te quieres perder, échale un vistazo a mi anterior post sobre el Juego. ¡Y bienvenido!

Ver al niño como un ser incompleto a nivel social y biológico, al que se debe proteger, educar y socializar para que sea un miembro más de la sociedad niega su capacidad autónoma de acción… Y la experiencia vital de los más pequeños va mucho más allá. Veámoslo.

Desde un punto de vista arqueológico e histórico (ya me perdonaréis el tostón y palabrejas), la niñez ha sido un tema poco tratado, tanto por el poco interés que haya podido suscitar como por unas aparentes limitaciones metodológicas. Las evidencias de la infancia en el registro arqueológico son ambiguas, y es mucho más cómodo crear interpretaciones en base al mundo adulto y a los adultos como únicos agentes sociales y culturales. Como la vida misma… En pocos casos se rompe el “silencio” de los niños, es decir, su ausencia como como reproductores de la vida social.

Imagen

Niña Hadzabe (Tanzania) trabajando sobre yunque. Que nuestros niños no tengan que hacer estas actividades no significa que no sean capaces de hacerlas…

El principal problema es el filtro que usamos en el análisis del pasado (y del presente), y esta invisibilización de los niños no es más que otra de las manifestaciones del eurocentrismo. El científico que analiza no deja de exponer su forma de ver el mundo en su investigación, y de este modo, como con todo lo molesto, se pasan por alto ciertas cosas por no cuadrar en los esquemas explicativos.. Es la representación de la idea y concepción de la niñez occidental como algo totalmente opuesto a los adultos, siendo el niño un ser dependiente, inocente y necesitado de socialización para su plena participación e incorporación al mundo social y cultural vivido sólo por adultos.

Me resultó muy interesante la lectura, hace tiempo, de un sociólogo que creía firmemente que nuestra cultura y la concepción de la educación está fundada en un lenguaje basado en la agricultura y metáforas asociadas al cultivo y domesticación. Aluciné, pero es que es verdad. Yo también lo creo firmemente.

Hablamos de ayudar a crecer a los niños –raise en inglés es más preciso, en el sentido de criar animales y cultivar plantas-, como si fuesen pollos, vacas o lechugas. [Off topic: Y de paso, démosles el mismo alimento que se les da a los pollos y vacas, bien de cereales y leche, pero que no son su alimento natural].

Y es que la agricultura nos ha afectado tanto que hasta ha moldeado y moldea nuestra forma de pensar: poseemos a nuestros niños como el que tiene 100 cabezas de ganado, tenemos y tomamos el control en su crecimiento y comportamiento…  Así como se enseña a un caballo a saltar o a un león a pasar un aro de fuego, enseñamos a nuestros niños a hacer determinadas cosas que nosotros creemos, con toda la buena fe del mundo, que le servirán en su futuro. Vaya, que haga lo que nosotros queremos. Y lo hacemos lo quiera el niño o no, lo necesite o no. Estamos reemplazando el juego con entrenamiento y capacitación.

Premiar y castigar. Niño bueno, niño malo. Miedo al castigo que se traduce en necesidad de captar la atención…  Miedo a no ser lo bastante buenos. Falsos circuitos de recompensa… Desear ser lo que no somos, aunque no lo queramos… Cuando crecemos, aprender a ser nuestro propio educador, que juzga, castiga y premia… ¿Es necesario que siga enumerando los problemas y la raiz de nuestra insatisfacción personal, ansiedad, autoexigencia y frustración?

hadzaii

Miembro de la tribu Hadzabe. Autonomía y realización personal en una sola imagen.

En contraste, y de vuelta a los cazadores-recolectores… ellos no tienen agricultura, y por lo tanto, estas metáforas se les escapan. Las plantas y animales crecen libres, a su manera y a su ritmo, bajo pautas que no controlan, y ni ganas. Y reproducen esta forma de concebir el mundo animal y vegetal a los niños. (Ya lo hablaré en otro post, pero es que se consideran unos animales más, y de hecho, lo somos).

La palabra es confianza. Confianza en su instinto propio, en dejar jugar, experimentar, que se equivoquen, caigan, levanten… Una cosa es ayudar en lo que sea posible y mantener un clima propenso a ello, sí, pero sin interferir en su vida. Y es que por definición, jugar es lo que quieren y necesitan los niños (y no tan niños), para vivir su vida. Si los adultos han llegado a ser adultos exitosos, ha sido por eso mismo, porque sus padres y mayores les dejaron redescubrir el mundo a su manera.

Imagen

Niños Himba, Namibia. Pueblo semi-nómada. A menudo se nos dice que tratar así a un niño es mimarlo, pero es que los que lo dicen no saben cómo de beneficioso es para el bienestar físico y emocional del niño como ser humano: libre de ansiedades y frustraciones por falsas y creadas necesidades.

¿Qué mejor para un niño que crecer en un clima de asertividad y autocontrol, de autonomía personal, libre de ansiedades y frustraciones?

Y lo mismo te digo a ti, estimado lector… No sólo para que seas consciente en tu faceta de domador/no-domador de tus hijos, sino para que tomes conciencia de ti mismo. Libérate de ese pequeño gran dictador que sólo está en tu mente, que se juzga a si mismo y todo lo que se le pone por delante… Deja de hacerte reproches, a ti y a los demás, de sentirte culpable y avergonzado por no seguir las reglas establecidas.

Si no te gusta algo de ti, cámbialo. Keep the game going.

Anuncios

9 comentarios

  1. Creo que tienes mucha razón en lo que dices, sería genial unas pautas para poner en práctica, teniendo en cuenta las rutinas inevitables que nos implica vivir en sociedad (horarios, objetivos, normas, burocracia). No creo que sea un todo vale, p ej. que tu hijo te hable mal, o no respete a las personas de su entorno. Disciplinar creo que forma parte del amor que le damos a nuestros hijos. Mi hija pequeña todo lo toma como un juego (lógico) pero yo creo que debo enseñarle que no siempre puede ser así, no? Te lo dice otra Heidi que creció con ambas cosas, juego y disciplina. Lo difícil es encontrar hoy el equilibrio con niños tan estimulados que crecen tan deprisa!

    1. Wild Heidi · · Responder

      Hola Eva! Gracias por comentar!
      En ningún momento he querido dar a entender que “todo vale”. Hablo desde mis experiencias, y de todas las que he vivido con este modo de comprender la infancia y el aprendizaje del niño no he presenciado faltas de respeto hacia sus padres u otros adultos del grupo. Es más, aprenden que la generosidad y respeto es motivo de admiración, y detestan comportamentos egoistas e irrespetuosos. Y sobre todo, integran el humor en forma de bromas y demás, sin en ningún momento faltar a nadie, ridiculizar o humillar. Es un elemento más de unión, mantenimiento de su autonomía, libertad y concepción igualitaria.
      Yo no hablaría de disciplina, o al menos no le llamo así, hablaría de proporcionarles las herramientas necesarias y el ambiente proclive a este tipo de desarrollo personal autónomo (soporte emocional, un buen ejemplo que quieran imitar…).
      Si te lees mi post sobre cómo todo se reduce a jugar, entenderás el cariz que le doy a la palabra juego. Juego no es sólo diversión, y no creo que debamos separar juego de no-juego, ni que se tenga por qué perder este componente lúdico sólo porque nos hagamos mayores.

      Iré hablando de ello a lo largo de los posts, pero si deseas algún tipo de información en particular no dudes en contactar conmigo!

      Un abrazo y ¡feliz fin de semana!

  2. Wohoo Heidi!
    Wunderbar¨…
    Me encantó lo de las metáforas de la agricultura…
    Viva la pedagogía Waldorf!

    1. Wild Heidi · · Responder

      Danke schön, Rich!
      Hast du das verstanden? hahaha
      Espíritu, alma y cuerpo.
      Ein dicker Kuss!

  3. Que bien explicado y cuanta razón, comemos lo mismo que el ganado y tratamos y nos han tratado como a borregos, cuanto miedo innecesario adquirido por ello.

    1. Wild Heidi · · Responder

      Hola Helena! Siento n haber contestado antes, tengo una conexión a internet pésima (no he conseguido compatibilizar vivir en el paraíso y tener internet! aunque creo que tampoco quiero…) y se me pasó tu comentario.
      Toda la razón. Me estremezco al ver estas conductas fruto de pautas, normas, disciplina rígida y miedo en los más pequeños y en los no tan pequeños… en nosotros, los adultos. Este “mal” fundacional nos acaba persiguiendo de por vida, y evita que lleguemos a nuestro bienestar pleno y felicidad.
      Has visto ya mi nuevo post a modo de continuación de este?
      Un abrazo y espero seguir viéndote por aquí!

  4. Hola, muchas gracias por tu generosa respuesta. El problema que yo veo es que los niños viven en un entorno nada educado, y por imitación desgraciadamente aprenden. Con una de mis hijas con casi 7 años me esta costando horrores que deje de quejarse, contestar mal, decir a todo que no… He luchado por hablar con ella, que entienda que así no consigue nada más que entristecernos y llegado el momento enfadarnos, que tiene responsabilidades pero gracias a Dios disfruta de mucho tiempo para que juegue/juguemos a sus anchas… Pero nada vale, me dice sí y al minuto siguiente carga con más fuerza. Por eso te pedía pautas, he probado a no hacer caso a lo que hace mal y elogiar (que no premiar) y disfrutar los pocos momentos que esta tranquila, pero nada. Es una niña que se exige mucho de cara al exterior, en el cole perfecta, con las amigas igual y tengo la sensación que en casa es como sí descansara de esa imagen y el gas saliera con fuerza de la botella! Me encantaría tu opinión al respecto.

    1. Wild Heidi · · Responder

      Eva, gracias a ti por escribirme!
      ¿Prefieres que lo hablemos más personal y concretamente vía correo electrónico?
      Puedes usar el Contacta conmigo o escribirme a wildpaleoheidi (arroba) live.com.
      ¡Un abrazo!

  5. Leí la 2a parte primero y ahora esta xD
    En mi caso no tengo hijos, pero es que ha sido leerlo y me he quedado: tal cual las palabras que nos dijo el educador de la perra.
    Estamos en “tratamiento” para reducirle los miedos y el estrés que lleva acumulados desde su infancia y los que sin saberlo también le hemos aumentado nosotros.
    Al fin y al cabo, todos somos animales y nos regimos por lo mismo, aunque nos vendan otra cosa.
    Ahora no tengo tiempo, pero me guardo tu blog ♥ a ver si puedo ponerme a leerlo entero 🙂

¿Alguna sugerencia? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

CAMINS

espai d'educació viva

NutricioBlog - Diari de l'Albert

Nutrició basada en l'evidència, Fisiologia de l'exercici, Optimització, Apunts NHID i CAFD, Jo Quantificat… i molt més!

Energía y Feminidad

La energía femenina y la razón

La Ecocosmopolita

Nature. Movement. Life.

Mareta Meva...

Estilo de vida, maternidad y crianza

Fisioterapia y vida Paleo

To restore health, We have to go back to the future

The Blog of Author Tim Ferriss

Tim Ferriss's 4-Hour Workweek and Lifestyle Design Blog

Comer de verdad

Comer de verdad: Comida de verdad

A %d blogueros les gusta esto: